Pensando en la Paz

Muchas veces las cosas no salen como las hemos planeado, pero si nuestra actitud continua positiva a pesar de las adversidades, encontraremos siempre la solución a nuestros problemas. En algunas ocasiones perdemos las mejores oportunidades simplemente por el miedo a lo desconocido. Por esta razón no quería dejar pasar esta fecha para compartir con ustedes esta pequeña reflexión.

Hoy a hace doce años mi padre murió en  las manos de un grupo armado al margen de la ley. El 25 de septiembre del 2004, la vida de nuestra familia fue destrozada física y psicológicamente por la violencia. Una violencia que carcome nuestro país desde hace más de 50 años. Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, el conflicto armado en Colombia ha causado, hasta el 2012, más de 218.000 muertes, más de 27.000 secuestros, el desplazamiento forzado a más de 5’712.000 personas; entre otras estadísticas. Una violencia que sigue dejando más víctimas directas como en mi caso por la muerte de mi padre y más víctimas indirectas como es el caso de todos los colombianos. Hago énfasis en “todos los colombianos”, porque el problema del desempleo, del acceso a la educación, el acceso a los servicios de salud, al acceso a la propiedad privada, la inseguridad, entre otros, son problemas que nos afectan a todos. Esto es el resultado de un conflicto armado que impide la acción gubernamental en diferentes zonas del país.

Teniendo en cuenta lo anterior, estoy totalmente convencido que los colombianos estamos viviendo un momento histórico para una posible solución del conflicto armado. Después de muchos años de diálogos en busca de la Paz entre el gobierno colombiano, en compañía de testigos nacionales e internacionales, y la guerrilla de las FARC-EP, se firmó el Acuerdo Final. Este acuerdo se divide principalmente en seis puntos. El primer punto contiene el acuerdo sobre la “Reforma Rural Integral”, que en pocas palabras en la transformación estructural del campo para erradicar la pobreza y promover el respecto de los derechos humanos en todo el territorio nacional. El segundo punto contiene el acuerdo de la “participación política” que busca una ampliación democrática que permita una trasformación del debate público por medio de la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como acción política. El tercer punto contiene el acuerdo sobre la terminación de las acciones ofensivas, la dejación de las armas y la reincorporación de las FARC-EP a la vida civil. El cuarto punto contiene el acuerdo sobre la “Solución al problema de las drogas ilícitas”.  El quinto punto contiene el acuerdo sobre las víctimas que hace referencia a la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación bajo un compromiso serio de no repetición. El sexto punto contiene el acuerdo sobre los mecanismos de implementación y verificación para hacer seguimiento del cumplimiento del Acuerdo Final.

Este 2 de Octubre se llevará a cabo el Plebiscito por la Paz en Colombia donde todos los colombianos tendrán la oportunidad de aprobar o desaprobar El Acuerdo Final firmado entre el gobierno colombiano y las FARC-EP. Personalmente creo que como colombianos, independientemente de nuestras ideas políticas y económicas, tenemos una cita histórica con la Paz. Debemos perderle el miedo a lo desconocido, pues llevamos más de 50 años viviendo en medio de un conflicto armado que ha generado destrucción, tristeza y desilusión a la gran mayoría de los colombianos. Porque no pensar en cómo sería una Colombia con menos guerra.  Hablo de menos guerra porque todos sabemos que el conflicto armado no es solo entre el gobierno y las FARC-EP y que aprobar el Plebiscito por la Paz no significa categóricamente que viviremos en armonía al día siguiente. Aún hay muchos actores del conflicto que siguen y seguirán vigentes en la escena nacional, pero teniendo un problema menos que atender creo que el gobierno podría multiplicar su acción política en todo el país. Menos dinero invertido en la guerra podría significar más dinero para los temas de inversión social. Creo igualmente que ya suficientes familias como la mía han tenido que vivir con el flagelo de la violencia; no queremos más niños huérfanos ni más personas desplazadas a nivel nacional e internacional. No queremos más sufrimiento causado por el conflicto armado. Todos, en algún momento, nos hemos preguntado que podríamos hacer para tener un futuro mejor o para dejar un país con mejores condiciones para nuestros hijos y las generaciones venideras, pues la respuesta ahora se nos presenta de manera concreta. Confiemos en una solución pacífica al conflicto, como víctima de la violencia creo que debemos darnos esta oportunidad. Una Colombia con menos violencia, aunque desconocida para mí como para muchos otros colombianos, podría ser la oportunidad que todos hemos estado esperando. Seamos garantes y participes de este proceso histórico y de esta manera contribuiremos a construir un mejor futuro.

Nota: Para más información les dejo estas páginas:

Centro Nacional de Memoria Histórica

ACUERDO FINAL PARA LA TERMINACIÓN DEL CONFLICTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PAZ ESTABLE Y DURADERA

Forum St-Laurent sur la sécurité internationale – 1e édition

fsl-sur-la-securite-internationale
Photo: Forum St-Laurent sur la sécurité internationale

Le Forum St-Laurent est une idée qui a été mise en œuvre par trois universités très connues au Québec.  L’université de Montréal, d’où je suis fièrement diplômé, l’Université du Québec à Montréal et l’université Laval. La mission du Forum St-Laurent est de positionner le Québec comme un rendez-vous incontournable consacré à la diffusion de l’expertise francophone sur les grands enjeux de sécurité internationale. C’est un forum qui est soutenu par le ministère de relations internationales et francophonie du Québec, par le conseil de relations internationales de Montréal et par SNC –Lavalin qui est l’un des plus grands groupes d’ingénierie et de construction au monde. Le Forum St-Laurent sert à l’analyse de différents enjeux de la politique nationale et internationale pour mieux répondre aux nouveaux défis auxquels sont confrontés les États.

Ce forum a été divisé en quatre panels. Le premier panel parlait de crises régionales, de terrorisme et de droit. Voir le contexte international marqué par l’instabilité politique dans des régions stratégiques. Un exemple très connu pour tous est le Moyen-Orient, la montée de l’état islamique et la propagation de l’islamisme radical.  Le deuxième panel se penchait principalement sur les enjeux énergétiques et les ressources naturelles. Vous savez que tout ce qui est relié aux sources d’énergie et aux ressources naturelles peut fortement changer le dogme du jeu géopolitique. Un exemple très concret est la chute du prix du pétrole qui donne l’illusion d’une diversification de la puissance internationale mettant sur la scène internationale des pays comme le Brésil, la Russie, l’Inde et la Chine. Le troisième panel faisait référence à l’émergence de la puissance chinoise. Nous savons tous que la Chine est en train de s’affirmer grandement dans le domaine économique, militaire et diplomatique. La Chine est devenue le troisième investisseur le plus important au monde. On voit que la Chine finance des projets d’extractions de matières premières et de développement d’infrastructures dans la plus part des pays africains et dans un grand pourcentage de pays latino-américains. On ne peut pas le nier, des pays qui étaient au par avant totalement dépendants  de l’économie américaine, ont aujourd’hui des économies légèrement plus diversifiées. Le quatrième et dernier panel du Forum St-Laurent a été consacré au rôle essentiel, mais délicat, de l’analyse prospective qui advient en bonne partie des bureaucraties gouvernementales en charge des relations extérieures des États. Dans ce dernier panel, une partie a particulièrement captivé mon attention. Ariel Colonomos, directeur de recherche au Centre d’études et de recherches internationales (CERI) en France, disait que le rôle des prédictions en politique internationale est aperçu d’une certaine façon comme ‘’le Nostradamus de la politique’’. C’est en fait une portion très importante dans le processus de planification de politiques. Il mettait l’accent  sur l’importance du savoir approximatif, car cela pourrait nous permettre de mieux nous préparer pour répondre aux nouveaux défis politiques.

Il faut aussi remarquer la présence de différentes personnalités dans le Forum St-Laurent. Par exemple :

  • Louis Bélanger. Directeur de l’Institut québécois des hautes études internationales.
  • Lawrence Cannon. Actuel ambassadeur du Canada en France.
  • Alain Chouet. Ancien chef du service de renseignement de sécurité en France.
  • Louise Fréchette. Ancienne vice-secrétaire générale de l’Organisations des Nations Unies.
  • Jean-François Lépine. Journaliste émérite et président de l’Observatoire sur le Moyen-Orient et l’Afrique du Nord de l’UQAM.
  • Georges Malbrunot. Grand reporter au Figaro et spécialiste du Moyen-Orient.
  • Frédéric Mérand. Directeur du Centre d’études et de recherche internationale et professeur agrégé de sciences politiques à l’Université de Montréal.

Pour ceux qui sont intéressés à participer à la prochaine édition de ce forum, je vous laisse ici un lien avec toute l’information :  Forum St-Laurent sur la sécurité internationale